Si hay una ciudad que puede presumir del poder transformador de sus emprendedores es Tijuana. Es un hecho que se ha quedado de manifiesto durante la última década, cuando de la mano de la sociedad civil y la academia comenzaron a tejer el nuevo rostro de esta ciudad fronteriza, convirtiéndola en un floreciente polo de innovación.

Hoy, ante la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), organismo que coordinaba, instrumentaba y ejecutaba la política nacional de apoyo a emprendedores y pymes, una vez más el sector empresarial de Tijuana vuelve a tomar las riendas del juego.

Encabezado por el Consejo de Desarrollo de Tijuana (CDT), presidido por Aram Hodoyán, la iniciativa privada se organiza para impulsar el desarrollo de sus emprendedores. Lo hará a través de Tijuana Ventures, una plataforma que acelerará los proyectos innovadores en la región, ya sean de naturaleza tecnológica o analógicos.

La iniciativa, a través de la que los emprendedores podrán incubar o acelerar sus empresas utilizará la metodología de BlueBox, una firma de innovación corporativa, que cuenta con presencia nacional y en 17 países y que luego de siete años de operaciones ha acelerado a más de 350 startups.

Gustavo Huerta, CEO de BlueBox explicó que en Tijuana Ventures tendrán cabida desde startups tecnológicas, hasta aquellas propuestas “analógicas”, como cervecerías artesanales o emprendimientos gastronómicos de vanguardia que ya son referentes de la ciudad.

“Tijuana Ventures no sólo es un programa, sino que quiere ser el portavoz del ecosistema emprendedor, sumar las iniciativas y organizarlas. Queremos hablar con el emprendedor, conocer sus necesidades y atraer capital. Hay que invertir y hacer que la gente invierta en Tijuana”, insistió Huerta.

Por su parte, el líder de la Comisión de Emprendimiento del CDT, Ariosto Manrique, comentó que el año pasado se realizó un estudio entre diferentes actores del sector empresarial de esta ciudad fronteriza. En él se encontró que el ecosistema emprendedor de Tijuana estaba siendo subutilizado y que existían grandes oportunidades.

La investigación arrojó que el 60% de los encuestados encontraban gran necesidad de acceso a capital, pero destacó que también un 60% de los entrevistados estaban dispuestos a ofrecer mentoría. “El objetivo del CDT es crear comunidad. Entre los beneficios de la iniciativa se encuentra la oportunidad de que emprendedores reciban asesorías de grandes empresas”, resaltó.

“Tijuana es la entrada natural a California, la ciudad que más innovación exporta al mundo y está a unos metros. Tenemos muchos años pensando cómo se convierte en un preámbulo o trampolín para poder entrar. Además cuenta con ventajas competitivas como el manejo del inglés”, destacó Huerta.